12/8/10

Novum Organum

*
Las negrillas, sangrías, separación y supresión de algunos párrafos son nuestros para efectos de estudio.

Novum organum
De Wikipedia, la enciclopedia libre

El Novum organum (o Indicaciones relativas a la interpretación de la naturaleza, publicada en 1620) es la obra principal de filósofo británico Francis Bacon, quien concebía la ciencia como técnica, capaz de dar al ser humano el dominio sobre la naturaleza.
El Novum organum trata sobre la lógica del procedimiento técnico-científico, una lógica contrapuesta a la aristotélica (cuyo tratado se titulaba, precisamente, organon), y que según Bacon resultaba buena sólo para la disputa verbal.
Es necesario que la inteligencia humana se apropie de instrumentos eficaces para dominar la naturaleza.
Este instrumento son los experimentos que interpretan y dan forma a los datos de la experiencia sensible.
Es necesario librarse de los prejuicios que obstaculizan las nuevas ideas. Los prejuicios son los "ídolos", que Bacon clasifica de la siguiente manera:
Ídolos de la tribu (Idola tribu), que son aquellos prejuicios comunes al género humano.

Ídolos de la caverna (Idola specus), aquellos que proceden de la educación y hábitos de cada persona.

Ídolos de la plaza pública, o foro (Idola fori), aquellos nacidos del uso del lenguaje.

Ídolos del teatro (Idola theatri), aquellos nacidos de la falsa filosofía, que no es otra cosa que una fábula puesta en escena.[1]
La teoría de las prejuicios constituye la parte crítica y destructiva del tratado.

La parte constructiva estudia el modo en que debe ser organizada la experiencia. Es un discurso sobre el método científico.
La viga maestra de este método es la inducción.
Para organizar e interpretar los datos de la experiencia (y para hacer experimentos) Bacon propuso su "teoría de las tres tablas" (o tres registros):

En la primera ("Tabla de presencia") el investigador anotará aquello que encuentre en la naturaleza que quiere someter a examen (ejemplo: el calor).

En la segunda ("Tabla de ausencia") se tomará nota de lo ausente en la naturaleza sometida a examen (ejemplo: los rayos del sol se anotarán en la tabla anterior, mientras que los de la luna, que no producen calor, en la segunda).

En la tercera ("Tabla de grados") se señalarán los casos en los cuales la naturaleza observada aparecen en distintos grados de intensidad.[2]
A partir de esta investigación interviene la inducción: se comparan los diferentes casos, se interpretan, se construye una primera hipótesis y se procede a la experimentación.

Tras un largo trabajo se llegará a una hipótesis crucial, que de verificarse será la causa y la naturaleza del fenómeno examinado.
Bacon investigaba la naturaleza de las cosas, su sustancia y su esencia.
Sin embargo, la ciencia moderna (la de Galileo) no se ocupa tanto de la naturaleza de las cosas como de las relaciones existentes entre ellas: sería una ciencia de relaciones lógico-matemáticas y no de sustancias .

En las ciencias naturales es necesaria una estrategia de observación atenta y paciente. Charles Darwin será deudor de Bacon en su obra El origen de las especies.
*