14/8/09

Un concepto de categoría

*
Las negrillas y separación de algunos párrafos son nuestros para efectos de estudio.

Tomado de:

Diccionario soviético de filosofía
Ediciones Pueblos Unidos, Montevideo 1965, páginas 61-62
http://filosofia.org/enc/ros/cate.htm

Categorías

(del griego kathgoría: declaración, testimonio).

En filosofía, conceptos fundamentales que reflejan las propiedades, facetas y relaciones más generales y esenciales de los fenómenos de la realidad y de la cognición.

Las categorías se han formado en el proceso de desarrollo histórico del conocimiento sobre la base de la práctica social. Permiten al hombre llegar a conocer profundamente el mundo que le rodea.

El proceso de la cognición de un objeto no es un simple acto mecánico mediante el cual la realidad se refleja en la conciencia del hombre, sino un proceso complejo en virtud del cual se pasa de los datos sensoriales a la abstracción, de lo singular a lo general.

Uno de los rasgos más esenciales del pensamiento abstracto consiste en la formación de conceptos, de categorías.

Las fuentes de la doctrina de las categorías se remontan a tiempos lejanos.

En la doctrina del vaisheshika, por ejemplo, se hablaba de las categorías de substancia, de calidad, de acción, &c.

En la elaboración de las categorías filosóficas, corresponde un gran mérito a Aristóteles, quien enumeró [62] diez, entre ellas las de substancia y calidad. Aristóteles concebía las categorías como géneros fundamentales del ser y estimaba en alto grado su valor cognoscitivo.

En la Epoca Moderna, Kant desarrolló la teoría idealista de las categorías. Las categorías, según aquél, son formas apriorísticas de la contemplación y del entendimiento.

Hegel examinaba las categorías en su desarrollo dialéctico, pero en su sistema éstas son esencias ideales, peldaños en el desarrollo de la idea absoluta, creadora del mundo real.

En la filosofía idealista moderna, ante todo en la neopositivista, las categorías o bien se dejan aparte y no se habla de ellas, o son interpretadas como manera puramente subjetiva y «cómoda» de ordenar la experiencia humana.

Otros idealistas (Nicolai Hartmann, neotomismo, existencialismo, &c.) refieren las categorías a las esencias trascendentes puramente espirituales.

El materialismo dialéctico concede gran importancia a las categorías como formas en que se refleja el ser y como puntos de apoyo del conocimiento.

Las categorías fundamentales del materialismo dialéctico son: materia, movimiento, tiempo y espacio, calidad y cantidad, contradicción, causalidad, necesidad y casualidad, forma y contenido, posibilidad y realidad.

Estas categorías se encuentran en determinada conexión entre sí y forman un sistema en el que no se hallan simplemente dispuestas de manera arbitraria una tras otra, sino que una se infiere de otra en consonancia con las leyes objetivas de la realidad y del deaarrollo del conocimiento (coordinación y subordinación de categorías).

El principio básico a partir del cual se estructura el sistema de categorías es el de la unidad entre lo histórico y lo lógico, el proceso de la cognición, que va del fenómeno a la esencia, de lo exterior a lo interior, de lo abstracto a lo concreto, de lo simple a lo complejo.

Las categorías de la filosofía marxista, como las de otra ciencia cualquiera, no forman un sistema cerrado e invariable. A la vez que la realidad objetiva evoluciona y el conocimiento objetivo progresa, el número y contenido de las categorías científicas se enriquecen, su sistema se aproxima cada vez más al reflejo pleno y multifacético del mundo objetivo.

Como expresión de los nexos esenciales de la realidad en su desarrollo, las categorías han de ser tan móviles y flexibles como los fenómenos de que son reflejo.
*